• Flavio San Martín

SIMPLEMENTE EMPEZAR

La Pandemia nos obligó a hacer cambios en lo personal y profesional porque no quedaba otra alternativa, y seguramente de no haberse presentado dicha situación, aún seguiríamos en nuestra “zona de comfort”. Hoy muchos ya no quieren regresar atrás y sienten gran satisfacción por los cambios realizados en muchos aspectos.


Lo más difícil es empezar los cambios cuando nadie nos obliga a hacerlo. Esta vez fue la pandemia, pero lo cierto es que ahora hay que buscar la manera de no detenernos e ir sumando elementos que nos hagan crecer tanto en lo personal como en lo profesional.

No es una carrera que busque “vivir para trabajar” sino “trabajar para vivir”. No es filosófico, lo peor que podemos hacer es “dejarnos estar”, y esto tiene aplicaciones y consecuencias en todos los ámbitos.


En lo personal, a poco de iniciada la Pandemia empecé a practicar Yoga con la ayuda de una aplicación para mover y ejercitar el cuerpo y la mente de otras maneras debido al encierro. Hoy llevo poco más de dos años haciéndolo casi a diario y me genera una satisfacción y sensación de tranquilidad hacerlo, además me hace mas productivo en mi trabajo y da un mejor equilibrio a mi vida.


Al poco tiempo empecé a reforzar mi inglés también mediante una aplicación y Podcasts y hoy caigo en cuenta que llevo mas de un año haciéndolo a diario, sintiéndome mucho mejor en mi lectura, conversación y comprensión del idioma. Ahora estoy buscando un tercer aspecto a “desarrollar” porque el tiempo pasa volando y sé que si lo empiezo hoy, más pronto de lo que creo estaré disfrutando un nuevo logro.


Lo mismo pasa en el ámbito profesional y aunque no lo veamos así están relacionados al igual que con la salud, la familia, la pareja, los amigos, entre lo más importante y no debemos dejar ninguno por el otro sino mantenerlos en equilibrio. “Si uno cae, los demás tiemblan”.


A nivel empresa y profesional la Pandemia nos obligó a cambiar, nos forzó a empezar a pensar cómo adaptarnos y ser mejores en muchos aspectos del negocio. Como bajar los costos, mantener al personal, mantener las ventas, transformar servicios, crear productos, entre otras cosas, activando una serie de acciones que hemos compartido en una publicación reciente como las lecciones aprendidas de muchas organizaciones. Hoy puedo ver con orgullo como varias de las iniciativas iniciadas y fortalecidas en esta coyuntura han sido exitosas y ayudaron no sólo a superar la Pandemia sino a retomar la senda del crecimiento a pesar de las aún difíciles circunstancias.


Pero el mensaje de fondo es que no perdamos la lección aprendida mas importante de todas que es la de “simplemente empezar”, de inculcar ese sentido de mejora continua e innovación en nuestra gente, de remar a pesar de las circunstancias y ponernos la mochila al hombro. Parece trillado pero así funcionan las cosas. Los líderes de las empresas están en la obligación de dar el ejemplo ante la adversidad y contagiar ese ánimo y esa fuerza a su gente, no sólo con palabras sino con hechos o acciones que aunque no siempre resulten como uno quisiera, anima a seguir intentándolo.


¿Y tú, qué vas a empezar?

71 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo